¡QUIERO DECLARAR, PERO USTED NO ME DEJA!

Carta abierta al Señor Marchena.

Eulàlia Reguant i Cura

Països Catalans, 23 d’abril de 2019

Decía Umberto Eco, hablando del fascismo, que nuestro deber es desenmascararlo y apuntar con el índice cada una de sus nuevas formas, cada día, en cada lugar del mundo. Esta voluntatd es la que me lleva a defender mi objeción de consciencia ante la obligación de contestar a una organización de extrema derecha.

El 27 de febrero comparecí ante su tribunal, desplazándome más de 600 km, para declarar en calidad de testigo. Prometí decir la verdad, facilité los datos de identidad que me fueron requeridos por el presidente de la sala y expresé mi total disposición de responder a todas las preguntas que me formulasen el ministerio fiscal, la Abogacía del Estado y todas las partes de la defensa, a excepción de la acusación popular ejercida por la organización Vox. Alegué que no respondería a las preguntas de un partido “de extrema derecha, machista y xenófobo”. Mi posición, que no se me permitió defender ya que fui rápidamente expulsada del tribunal, era un ejercicio de objeción de conciencia que se encuentra amparado por el artículo 418 LECrim, que establece que “ningún testigo podrá ser obligado a declarar acerca de una pregunta cuya contestación pueda perjudicar material o moralmente (…)».

Y lo hice motivada por planteamientos éticos y de conciencia, pero también amparada en la expulsión de La Falange por parte de este mismo tribunal cuando pretendió actuar como acusació popular hace algunos años en un procedimiento judicial.

Sin embargo, en lugar de seguir la doctrina de este mismo tribunal y expulsar la extrema derecha de la acusación popular con, por añadidura, un contexto de campaña electoral y el uso del alto tribunal como plataforma electoral, Marchena ha decidido proteger a la extrema derecha y vulnerar, de facto, los preceptos éticos y morales de un sistema democrático y de garantía de derechos.

De forma inesperada (y procesalmente fuera de lugar) el pasado 15 de abril recibí una nueva notificación del Tribunal Supremo donde se me reclamaba “por el plazo de TRES DÍAS, para que manifiesten de forma clara y terminante si acceden a declarar como tales en la forma prevista en la legislación procesal en la causa de que dimana este incidente o persisten en la negativa exteriorizada en la referida sesión».

Mi abogado ya ha contestado al Tribunal Supremo reiterando mi voluntad de declarar. Y de hacerlo de forma que mis derechos éticos y morales sean respetados. Sirva esta carta pública para reiterarme en esta posición. De hecho, como muchas personas, siento la necesidad de declarar ante tanta mentira y tanta infamia que escuchamos cada día de juicio. En todas estas semanas hemos visto pasar a los máximos responsables del Gobierno español desentendiéndose, asegurando que “no recuerdan”, el “no saben”, “que ellos no eran los responsables”. Hemos visto una procesión de Policías Nacionales y Guardias Civiles que orquestádamente y de forma teatralizada se han dedicado a mentir ante el tribunal, intentando pintar a los votantes del 1-O como una banda de bárbaros, mientras las defensas no pueden exponer los vídeos que desmientes esta falsedad. El derecho a la defensa es permanentemente vulnerado y el juicio se ha convertido en una absoluta farsa.

A medida que avanza este juicio hace más evidente, si es posible, la necesidad de colocar el conflicto en la garantía de los derechos civiles, sociales y políticos y del derecho a la autodeterminación. Por esto, sr. Marchena, no es que yo no quiera declarar, es que usted no está garantizando las condiciones éticas y políticas para que lo pueda hacer, que a la práctica, es lo mismo que impedir que yo declare. Es aberrante que conserve entre los que preguntan y acusan una organización que tiene como objetivo la negación de derechos fundamentales, sin asumir la responsabilidad de que el alto tribunal está creando doctrina y esto podrá aplicarse, a partir de ahora, en cualquier otra sala del Estado.

En definitiva, como decía Apel·les Mestres: “Por más que hagáis, no pasareis“.

Noticia original

<a class=”fasc-button fasc-size-medium fasc-type-popout fasc-rounded-medium fasc-ico-before dashicons-admin-site” style=”background-color: #f08f11; color: #ffffff;” target=”_blank” rel=”noopener” href=”http://bit.ly/2URDKOi”>Noticia original</a>

Facebooktwitterredditlinkedintumblr

Leave a Comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*